Aula Z Lengua castellana y Literatura 2º ESO

EL TEXTO EXPOSITIVO

Los textos expositivos son los que tienen la finalidad informar al receptor con objetividad, precisión y claridad; es decir, su intención es didáctica puesto que pretenden comunicar al lector una serie de conocimientos, sin valorar o emitir juicios sobre lo expuesto; de ahí que sean objetivos, por lo que predomina en ellos la función referencial del lenguaje.

A este tipo de textos pertenecen muchos de los textos de ámbito académico: apuntes, exámenes, libros de texto y de consulta, memorias, enciclopedias, diccionarios, etc.; también el que se emplea en las obras científicas y técnicas; en algunos texto del ámbito laboral como el currículum, las cartas de presentación y comerciales o algunos informe; del  administrativo, como las actas o algunos bandos municipales; y del ámbitos de los medios de comunicación, como los documentales. Y no hay que olvidar que cualquiera de ellos puede transmitirse forma oral, escrita y audiovisual. 

El autor de un texto expositivo debe tener en cuenta para quién escribe, cuál es el tipo de receptor a quien va dirigido su texto; es lo que se conoce como el perfil del receptor. En función de él, se pueden distinguir dos tipos de textos expositivos:

Textos divulgativos
suelen tratar temas de interés general y, por tanto, están dirigidos a un sector amplio de público, no especializado. Aunque normalmente son sencillos, en ocasiones exigen del receptor un nivel cultural alto.
Textos especializados
tienen un mayor grado de dificultad, ya que van dirigidos a receptores ampliamente formados en la materia de que se trata.

CARACTERÍSTICAS DE LOS TEXTOS EXPOSITIVOS

1. PRECISIÓN

Si lo fundamental de un texto expositivo es informar, tendrá que hacerlo con precisión, es decir, sin generar dudas, vacilaciones o ambigüedades, centrando muy bien el tema y las cuestiones que tengan que ver con el asunto de que se trate. De ella depende la credibilidad o fiabilidad del texto, es decir, que no nos ofrece dudas acerca de su contenido. 

2. OBJETIVIDAD

El texto expositivo pretende dar a conocer datos que se corresponden con la realidad, evitando  sentimientos, sensaciones u opiniones; por tanto, el autor es un mero transmisor de unos conocimientos que ha aprendido en otras fuentes; o ha investigado y contrastado en su veracidad. Por eso la función lingüística a la que responden estos textos es la función referencial o representativa, que se refiere a lo real y objetivo.

Es frecuente también el uso de citas y referencias, mediante paréntesis, notas, reenvíos, hiperenlaces, etc., que ratifican el valor conceptual de los enunciados.

3. CLARIDAD

El emisor pretende que su información resulte clara. No puede haber confusiones. Por ello muchas veces se ayuda de gráficos, diagramas, ejemplo, notas a pie de página …

4. ORDEN

Para que un texto sea claro y preciso, la información tiene que presentarse de forma ordenada. este orden se advertirá en:

  1. La estructura del texto
  2. Procedimientos tipográficos que refuerzan la organización del texto: numeración, títulos y subtítulos, subrayado, cursiva, etc.
  3. Ordenadores discursivos y conectores discursivos de tipo lógico. Ponen de manifiesto la organización interna de la información del texto y la relación lógica que se establece entre cada una de sus partes: en primer lugar, en segunda lugar, porque..., en consecuencia, etc.

La estructura:

Recuerda que la estructura de un texto es las partes en la que se divide, según la información que proporciona. Los textos expositivos presentan tres partes, aunque no siempre aparecen en este orden o falta alguna de ellas:

1. Introducción.
En esta parte se enuncia el tema principal, sin entrar en detalles. Si se trata de un texto extenso puede incluir el propósito del autor, los procedimientos a seguir y hechos a desarrollar. Debe predominar un tono ameno y sugerente con el objeto de despertar el interés del lector.
Desarrollo.
Se trata el tema con detalle, se ordenan lógicamente las ideas, de acuerdo al tipo de organización expositiva escogida. Se establece un análisis objetivo de los hechos proporcionando datos, ejemplos, distintos puntos de vista sobre el tema, etc. 
Los modelos organizativos básicos del desarrollo son:
  1. Ordenación temporal. Los eventos se organizan en una sucesión o serie de acciones. Se rige por un orden cronológico, cíclico, u otro. Permite entender las ubicaciones de los eventos en el tiempo de forma ordenada. una sucesión de hechos ordenada según un criterio temporal. Por ejemplo, tienen este tipo de estructura muchos textos en los que se exponen las distintas fases de un proceso histórico. Ej: manuales, narraciones
  2. Causa-efecto o consecuencia. La información se basa en relaciones causales, es decir, algunos elementos funcionan como causas, y otros como consecuencias o efectos. se da en textos que analizan las causas y consecuencias de un hecho o un fenómeno. Es frecuente, por ejemplo, en textos de carácter histórico o científico en los que se exponen los acontecimientos o las razones que han conducido a una situación o desencadenado un proceso.
  3. Enumeración. Se presentan distintos elementos que tienen una característica común. Tienen esta estructura, por ejemplo, las clasificaciones o los textos en que se enuncian los elementos que pertenecen a un determinado grupo.
  4. Comparación-contraste. En este caso los contenidos se ordenan sobre la base de semejanzas y diferencias entre los contenidos contrastados
  5. Problema-Solución. Es propia de textos en los que se plantea una situación conflictiva y se propone una medida o una serie de medidas que pueden contribuir a resolverla.
  6. Descripción. Exponen las características de un determinado objeto o fenómeno. Se puede describir, por ejemplo, un paisaje, un cuadro, un instrumento científico, una persona, etc. Un tipo de descripción son las definiciones de objetos, palabras, conceptos, etc.
  7. La ejemplificación. El uso de ejemplos sirve para apoyar lo que se explica y también facilitan la comprensión.
Conclusión.
Es una breve síntesis de todo lo que se ha planteado en el desarrollo, recapitulando lo más relevante del tema tratado con el fin de confirmar la idea que se enunciaba en la introducción. En textos expositivos breves es frecuente que no haya conclusión. 

Rasgos lingüísticos:

La precisión, objetividad, claridad y orden se concretan en una serie de elementos lingüísticos:

Código y formato:

  1. Uso opcional de un código visual o un código mixto (verbal y visual, a la vez), con el fin de facilitar la comprensión del mensaje: símbolos gráficos (esquemas, llaves, bolos, guiones, tablas, resúmenes, etc.), ilustraciones, a veces en forma de tablas estadísticas o de fotografías, mapas, etc.; de ahí que muchas veces sean textos discontinuos.
  2. Se utilizan marcas gráficas como números, asteriscos o guiones para diferenciar o secuenciar una serie de pasos, comillas, subrayados, cursivas, etc. 
  3. División en párrafos, apartados y subapartados, notas a pie de página, cuadros con información aclaratoria, enlaces hipertextuales, etc.

Ordenación:

La división del contenido en capítulos, epífrafes, párrafos, listas, pero también en el uso de conectores y marcadores textuales para indicar las relaciones existente entre ideas y partes, como por ejemplo, los pasos en un orden cronológico, orden de importancia o, simplemente, en un orden enumerativo, etc.

Aquí tienes algunos:

  1. Genéricos: Para empezar, después, por otra parte.
  2. Enumerativos: En primer lugar, en segundo lugar, en un segundo momento, segundo, luego, después, en seguida, a continuación, además, por otra parte, primero...segundo, etc.
  3. De apertura: Ante todo, para comenzar, en principio, por cierto, a propósito, a todo esto, es que..., el caso es que... (el caso, lo cierto, el hecho, la verdad, la cosa, el asunto, el problema), bueno, bien, pues, vamos, mira, oye, dime, qué digo yo, qué te iba a decir, ¿verdad qué?, yo pienso, yo creo, ¿ y entonces? ¿no te parece que...?, hombre, mujer, tío, tía.
  4. De continuación: pues, entonces, vamos, yo que sé, ya te digo, bien, no sé, digamos, pues entonces.
  5. De cierre: Por último, en fin, por fin, finalmente, en resumen, en suma, en conclusión, total, en una palabra, en pocas palabras, brevemente, dicho de otro modo.
  6. Temporales: después (de) (que..), luego (de), desde que, a partir de, anteriormente, con anterioridad, a continuación, inmediatamente, posteriormente, cuando, finalmente, por último, 
  7. Causas y consecuencias: porque, ya que, puesto que, por esta causa, debido a que, consecuentemente, por consiguiente,
  8. Comparación-contraste: del mismo modo, igualmente, análogamente, a diferencia de, en contraste, de modo similar, de forma distinta, asimismo, de la misma manera, en cambio, sin embargo,

Rasgos morfosintácticos y léxicos:

  1. Precisión léxica: el término adecuado para cada situación, concepto, objeto, etc., lo cual conduce al uso de:
  2. Tecnicismos (palabras específicas de una disciplina, una profesión o un oficio):  llave de paso, pilar, columna, residuo orgánico,...
  3. Léxico monosémico (palabras con un solo significado) y denotativo (significado objetivo de las palabras, eliminando las sensacione que producen)
  4. Adjetivos especificativos descriptivos o clasificadores, que no introducen ningún tipo de valoración: escalera mecánica, 
  5. Verbos:
    en 3ª persona (singular y plural) del indicativo.
    uso del ser para definiciones y descripciones.
  6. Oraciones:
    enunciativas
    construcciones con el pronombre "se"que difuminan la presencia del sujeto emisor
    breves para que los conceptos queden claros y el lector no se pierda.
(t)COMPENDIO TEXTUAL E (T) ÍNDICE DEL COMPENDIO
Actividades  12 - 18
Aula ZF                            CONTACTA:  Isabel Yagüe  Licencia de Creative Commons
Valid CSSValid html 4.01Valid WAI 1.0 AAA